¿Maquillaje? ¿Quién no se ve más guapa después de pasar un fin de semana a orillas del mar? Pues para presumir de una piel dorada no hace falta que hagas vuelta y vuelta en la tumbona. Los autobronceadores faciales y el maquillaje Avon Glow  aporta al cutis un toque de color acuden al rescate de tu piel.

Avon Glow
Avon Glow

ROSTRO MORENO A GOLPE DE BROCHA
El maquillaje “solar”  (en Avon tenemos la Línea Avon Glow) te permite conseguir un rostro bronceado, saludable y atractivo, en un solo minuto.
Polvos de solUltrafinas y deslizantes, las tierras de sol “encienden” la piel sin necesidad de tostarse bajo el astro rey. Los polvos bronceadores que tienen un acabado nacarado, si tu piel es más bien blanquita, o dorado, si tu tez se broncea con rapidez, son los más favorecedores, dado que iluminan el rostro y aportan una sensación inmediata de buena cara. Los de acabado mate, más cubrientes, tienden a apagar el tono.
Secretos de aplicación. Con una brocha gruesa, toma una pequeña cantidad de producto, sacúdela para evitar excesos y reparte sobre las zonas del rostro con relieve, las primeras que se broncean bajo el sol: la frente, los pómulos, la nariz y la barbilla. Para evitar antiestéticos contrastes de color, date unos ligeros brochazos en el cuello, el escote y la clavícula.
Cálido rubor. Si buscas un efecto más sutil, maquilla tus pómulos con un colorete de color melocotón, el mejor a la hora de subir el tono base de la piel.
¿Una cita especial? Las ampollas de belleza “flash” de efecto maquillaje aportan un suave toque de color al cutis. El resultado: una piel más joven, luminosa y con una tonalidad muy seductora.

 

TONO CANELA SIN DEJARTE LA PIEL
El efecto de la nueva generación de autobronceadores -con innovadores formatos, fórmulas hidratantes y deliciosas fragancias- es cada vez más natural.
En las primeras aplicaciones. Es importante elegir un autobronceador para pieles claras o bien mezclar el producto a partes iguales con la crema hidratante.
Resultado perfecto. El rostro es la zona más agradecida, pero también la más delicada a la hora de conseguir el efecto buscado. Para lograr un tono uniforme y evitar que el producto se acumule sobre las células muertas o en los poros, es esencial exfoliar la piel del rostro y del escote con antelación. Acto seguido pásate un cubito de hielo por la zona “T” de la cara. El frío ayuda a cerrar los poros, lo que previene que los pigmentos del autobronceador se acumulen en ellos. Recógete el pelo y no olvides aplicar el producto en el cuello, la nuca, la línea baja de la mandíbula y las orejas.

 

TEZ BRONCEADA Y RADIANTE BAJO EL SOL
Si quieres lucir una piel del color del caramelo sin renunciar a la protección solar, sigue leyendo.
“BB Creams” solares. Este producto, que combina en un solo gesto los beneficios de la crema hidratante y los de un maquillaje unificador de cobertura ligera, se adapta a las altas temperaturas. ¿Cómo? Incorporando filtros de alta protección solar. Es la mejor opción entre aquellas mujeres que quieran lucir un buen tono de piel y deseen protegerse de los efectos negativos del sol -manchas, arrugas, pérdidas de tersura,etc.-
Maquillaje a prueba de agua. Si te gusta ir a la playa o bajar a la piscina con una tez inmaculada, con cero imperfecciones, incluye en tu neceser estival un fondo de maquillaje “waterproof”. El maquillaje resistente al agua soporta inmersiones prolongadas y reduce al mínimo las nefastas consecuencias que el exceso de transpiración o la humedad ambiental causa en el maquillaje (migraciones de color, brillos, etc.). Compara varias marcas para elegir un producto que incorpore filtro solar.

 

¡SUBE EL COLOR!
Los tonos más estridentes y llamativos vuelven a la carga en verano, para realzar el bronceado y aportar un extra de luminosidad a tu rostro.
Labios. Elige pintalabios de acabado luminoso y de un color afrutado: mandarina, rojo coral, cereza, etc.
Ojos. Sustituye el clásico delineador negro por los lápices de ojos de colores electrizantes: aguamarina, turquesa, azul klein, verde esmeralda, marrón metalizado, etc. Las sombras en tonos ocres, tierra, café o dorado iluminan el bronceado como por arte de magia.
Puntos de luz. Otro truco que intensifica el moreno es darte un toque de iluminador en el lagrimal, bajo la cola de la ceja y en el hueso del pómulo.
Uñas. Los colores flúor y el blanco típex encienden el tono de la piel. Es una buena estrategia pintarte las uñas de estos colores cuando quieras sacar el doble de partido al bronceado de tu piel.

 

Te recomendamos la Línea de Maquillaje Solar Avon Glow, para un maquillaje dorado en tu piel.

Avon Glow